El corazón (nuestra esencia) tiene razones que la razón (lo aprendido) ignora. - Elvira Muliterno

El corazón (nuestra esencia) tiene razones que la razón (lo aprendido) ignora.

“El corazón tiene razones que la razón ignora”, lo dijo Blaise Pascal en el siglo XVII y es una frase que sigue en plena vigencia en nuestros días. Muchas veces decimos que no entendemos a alguien por hacer lo que hace y la pregunta que surge ¿siempre son entendemos a nosotr@s mism@s? Yo en muchas ocasiones sé la decisión que he de tomar y ésta es contradictoria a mi razonamiento. Y es curioso, muchas de las mejores cosas que me han pasado han llegado a mi por seguir mi corazón o a lo que llamamos intuición.

Esta intuición ¿no será simplemente la inteligencia del corazón? Tal vez ya conozcas que el ser humano cuenta con tres cerebros, cada uno de los cuales tiene una misión especifica y ha aparecido en una etapa concreta de su evolución conforme a las necesidades específicas de ese momento ¿no es mágico?

El más antiguo es el cerebro Reptil, como no podía ser menos es el más primario y es el encargado de gestionar los instintos básicos de supervivencia, como la búsqueda de alimento, la de evitar ser dañado y el instinto sexual. Es el que nos hace reaccionar en milésimas de segundo ante un peligro inesperado o ante una situación o persona que pueda ser una amenaza; “esa persona me cae mal y no sé porqué.”

En el momento en que el ser humano evolucionó necesitó de un cerebro que regulase la relación con las personas con las que convivía y con las que pasaba por su vida, así alrededor de su primer cerebro surgió el cerebro Límbico que es llamado emocional pues gracias a él experimentamos las emociones y, es curiosa esta “coincidencia”, es el que alberga la memoria por lo que  gracias a el podemos guardar dentro de nosotr@s recuerdos de experiencias de nuestra vida.

Y el ser humano siguió avanzando y se enfrentaba a situaciones cada vez más complicadas por lo que necesitaba de un cerebro que le permitiera comprender su entorno, así, una vez más nuestro cerebro se adaptó a las necesidades y surgió, hace no más de 1 millón de años, el cerebro Neocortial, con sus dos hemisferios cerebrales; el izquierdo que controla las funciones del pensamiento y del lenguaje, es el que piensa y calcula es el racional. Y el derecho es emocional, es el que siente e imagina, es el que está más ligado al cerebro Reptil y Límbico y funciona de una forma más inconsciente que el izquierdo.

Entre estos dos cerebros se encuentra el llamado Cuerpo Calloso que es el encargado de tomar las decisiones a través de la conexión de ellos o de la intuición.

Y fíjate que ante amenazas de la vida, el cerebro pasa por encima del Neocortial y es el Reptil es el que actúa ¿te suena eso de “no sé cómo lo hice”? También en esos momentos a los que llamamos “flechazo”, es decir, que nos sentimos muy atraídos por una persona sin ningún motivo racional que nos de una razón de porqué esa persona sí y otra no.

Sinceramente creo que no estamos utilizando nuestra parte antigua y primogénita que es la intuición. Si en los primeros albores de nuestra historia pudimos sobrevivir y evolucionar gracias a ella sin otro tipo de inteligencia será por que tiene un gran poder. Evidentemente a día de hoy exclusivamente con el cerebro Reptil no podríamos sobrevivir en este nuevo mundo, sería absurdo intentarlo.

Lo que sí podemos a día de hoy es utilizar esta inteligencia intuitiva y primaria para que nuestra vida pase a otro nivel. Tod@s utilizamos esta inteligencia a diario sin darnos cuenta, en aquellos momentos en los que una persona a la que acabamos de conocer nos cae mal o bien, cuando damos un paso hacia atrás antes de ver el coche que venía hacia nosotr@s,…

Dentro de cada un@ hay mucha información disponible para crearnos una vida mejor y es nuestra decisión el tenerla en cuenta o no. El corazón (nuestra esencia) tiene razones que la razón (lo aprendid) ignora.

You may also like