Entre el Amor y la Hostilidad: el Miedo - Elvira Muliterno

Entre el Amor y la Hostilidad: el Miedo

El pasado 15 de noviembre a causa de una falsa alarma en Le Carrillón pudimos ser testigos de como el Miedo transformaba en unos instantes emociones de Amor y Compasión en Hostilidad, Rechazo y Huida.

La causa fue la explosión de una simple bombilla cerca del lugar donde personas anónimas y de buen corazón depositaban velas y flores en el altar en recuerdo de las victimas de los recientes atentados de parís. El sonido de esta explosión provocó el pánico colectivo. La compasión, lágrimas y buenos sentimientos hacia las personas muertas o heridas y ha sus familiares pereció desaparecer cuando la propia vida parecía estar en peligro.

Estoy convencida de que ninguna de las personas que allí se encontraban, mujeres y hombres de bien, se hubiesen permitido empujar a otras personas, saltar por encima del altar o pisar las flores y las velas, si el miedo no se hubiese apoderado de ellas.

¿Cómo el Miedo puede cambiar tanto a los seres humanos?, ¿será el miedo el origen de todos los males de la humanidad?, ¿es el miedo el origen de las actitudes que nos perjudican en nuestro día a día tanto a nivel mundial, como individual?, ¿qué papel está jugando en el caos en el que nos encontramos?, ¿lo están utilizando los que nos gobiernan para quitarnos más y más libertades?, ¿qué papel juega en las relaciones personales, profesiones, familiares, entre naciones, iglesias…?

Y nuestra vida personal, ¿si desapareciese el miedo cómo cambiaría nuestras vida?, ¿cómo cambiaría tu vida?, ¿estás huyendo, en una carrera constante?, ¿estás haciendo cosas que sin el miedo nunca harías?, ¿qué altares propios estás pisando?, ¿qué valores personales no estás honrando?, ¿en que situaciones de tu vida el Miedo ha convertido al Amor en Hostilidad?

El eslabón perdido entre el Amor y la hostilidad es el Miedo

Me uno al dolor de familiares y amig@s de l@s víctimas.

estampida-frente-a-le-carillon-elvira-muliterno-empoderamiento-mujer

Fuente: La voz de Galicia Fuente: La voz de Galicia

 

You may also like