Empoderamiento Archivos - Elvira Muliterno

Culpa y empoderamiento no pueden convivir

❤️Es habitual hablar de la culpa en mi constante divulgación del 

empoderamiento femenino. Esto es así porque estoy convencida de que esta emoción es una de las más dañinas para las mujeres.
La culpa regala el poder personal, la culpa nos convierte en víctimas, la culpa nos genera la sensación de no ser autónomas, la culpa nos mantiene en la queja, la culpa nos traslada a un eterno pobre de mi, la culpa nos da una excusa perpetua para no avanzar, la culpa nos permite vivir sin asumir nuestra responsabilidad, la culpa deja nuestra vida en manos ajenas, la culpa paraliza la toma autónoma de decisiones, la culpa nos hace sentir la injusticia como algo propio, la culpa nos cierra las oportunidades de la vida, la culpa nos hace sentir lástima de nosotras mismas, la culpa normaliza vivir desde Limi Yo.
Al culpabilizarnos perdemos la capacidad de responsabilizarnos y, cómo ya sabes, responsabilizarte de TODO lo que pasa en tu vida es una de las premisas fundamentales para atesorar tu poder, para empoderarte, para ir más allá de tus circunstancias actuales.
En el libro de T.S. Elliot «The Cocktail Party» hay un diálogo entre un psicólogo y su paciente muy revelador de la culpa:
– Espero que mi sufrimiento sea culpa mía- dice la paciente.
– ¿Por qué dice eso señora?- le contesta él
-Porque si es mi culpa puedo hacer algo al respecto, pero si no lo es tengo un gran problema porque quizás nos pueda hacer nada al respecto.
Si quieres salir de la culpa acepta tus circunstancias actuales, asume tu. Responsabilidad y mira con los ojos del empoderamiento para desde tu poder interior decidir cambiar las circunstancias actuales.
«Cuando tomas toda la responsabilidad de tu vida en tus manos y algo terrible sucede: ya no hay a quien culpar» Erica Jong

❤️ ERES MUCHO MÁS DE LO QUE EN ESTOS MOMENTOS PIENSAS QUE ERES ❤️

La vida simple y los ideales elevados

Revisando mis notas (las tengo por todas partes, escritas en libretas, en papeles sueltos, en mi agenda, en las pizarras que tengo por casa, en mi móvil, en el ordenador,…) he encontrado unas palabras que no recuerdo de dónde me vinieron, así que no puedo citar la fuente, pero quiero aclarar que no son mías:

Los dos principios fundamentales para encontrar la felicidad son:


1🌟.- Las personas son más importantes que las cosas.

2.🌟– «Yato Darma Tato Java» en sánscrito significa: donde hay adherencia a la verdad y a la acción correcta hay victoria y plena realización . Cuando haces esto un viento sopla detrás de ti y te apoya. La vida simple y los ideales elevados producen mayor felicidad. Lo importante es sentir que estás haciendo lo correcto en cada momento.🌺

Me parece muy poderosos estos dos principios.

💕El primero pudiera parecernos obvio «poner a las personas por encima de lo material» Aún dentro de la gran obviedad vemos que no es así cómo vivimos.

♥ La ambición personal destrona,  al sentimiento de hermandad y humanitario.♥

Cuando este principio no está presente en los sentimientos y acciones las familias se enfrentan, se separan los amigos, se crean rivalidades entre vecinos y conocidos y las personas se convierten en enemigos.

💕 El Segundo es también poderoso: «Donde hay adherencia a la verdad y a la acción correcta hay victoria y plena realización» ¡Me encanta! Piensa por un momento en aquellas acciones que has llevado a cabo durante tu vida guiado por una verdad profunda, acciones que están en sintonía con tus valores. ¿Verdad que has sentido una fuerza muy poderosa para seguir adelante a pesar de los obstáculos? «La vida simple y los ideales elevados» ¿hay una mejor forma de vivir?
Yo he experimentado, como seguro que tú también, lo que es seguir en pie trabajando para mis sueños, a pesar de que las circunstancias y las personas de mi entorno no me acompañaran. Es más, que pensaran que no soy una persona «razonable ni realista»

♥ Si vivimos poniendo a las personas (esto nos incluye a nosotros mismos) por encima de las cosas «esos juguetes que atraen nuestra atención» y actuando en base a nuestros valores y a la verdad no habrá nada que nos frené. Los obstáculos serán algo a superar, no algo por lo que dramatizar y sentirnos abatidos.♥

Tal vez de esta forma Si podríamos encontrar la felicidad.

La verdad nos hace libres, iguales, poderosas

 

 Comparto esta crónica de Alicia Ojalvo, escrita anoche, sobre la tertulia celebrada con motivo del Día Internacional de la Mujer, en la sede de LoQueNoExiste. También algunas fotos. Feliz día de la Mujer. 

Siete autoras están reunidas en la sede de la editorial LoQueNoExiste. Conversan sobre la situación de la mujer y el sentido de la reivindicación feminista del próximo 8 de marzo. La editorial celebra los cinco años de su colección Talento Femenino, cuyas obras muestran que la coherencia y rotundidad de la voz femenina es imprescindible para nuestra sociedad. Mercedes Pescador, fundadora del sello, afirma que «LoQueNoExiste es un generador de empleo y confianza y difunde valores como el empoderamiento y la responsabilidad».

Comparten risas, deseos e ideas entre sorbo y sorbo de café, llenando de belleza y creatividad la sala de reuniones. La editora, Carolina Orihuela, acompaña a las autoras, que acuden desde distintos puntos de la geografía española. Las amables participantes de la charla son Alicia Kaufmann, Eva Levy, Elvira Muliterno, Isabel Garzo y Marta Araujo, ejemplos de la fuerza de la mujer en los ámbitos empresarial, académico y literario, entre otros, baluartes de cómo una mujer con valor puede subir los escalones del emprendimiento y alcanzar el éxito si confía en sí misma.

Tras efusivos saludos y comentarios bromistas fruto de la confianza entre las asistentes, Pescador ha dado una perspectiva positiva de la crisis, visualizándola como una oportunidad para reinventarse y optar por el autoempleo o la creación de pequeños

 

negocios. Además, el índice de fracaso es menor en las empresas creadas por mujeres, ya que son capaces de enfrentarse a sus miedos de manera más decidida. ¿Cuál es el motivo por el que las mujeres aún necesitan reivindicar la igualdad de oportunidades y derechos? Para responder a estas preguntas, tratan tres puntos clave desde la perspectiva de género: poder, dinero e igualdad.

LA CONFIANZA Y EL EQUILIBRIO COMO VÍAS HACIA EL EMPODERAMIENTO

Existe una confusión entre poder y autoridad. Según Alicia Kaufmann, «habitualmente se asocia el poder a lo masculino, a la falta de valores y a la autoridad. Sin embargo, la autoridad es un concepto distinto, tiene que ver con el crecimiento personal y el reconocimiento del propio poder, que está dentro de cada ser humano. Se demuestra que cuando una mujer pide lo que quiere, lo consigue». Kaufmann, autora de Mujer, dinero y poder, está convencida de que si la mujer se valora, es capaz de lograr sus propósitos. «Se trata de un proceso de maduración, de dejar de actuar como una “niñita” y apostar por las propias necesidades y aspiraciones. Las mujeres debemos aprobarnos, dejar a un lado el miedo a poner límites precisos y buscar dentro de nosotras para encontrar el tesoro que nos hace especiales y únicas, irrepetibles»

.
Los problemas de comunicación entre hombres y mujeres también tienen como base esta falta de seguridad femenina. Eva Levy hace referencia a «cómo las mujeres creemos que dejamos claro lo que decimos, pero los hombres no se enteran o simulan que no lo hacen. Sin embargo, cuando la mujer se autoafirma, no necesita la comprensión del hombre ni de ninguna institución. En muchas ocasiones, las mujeres permiten que otros hablen por ellas en su conjunto. Hace falta que las mujeres se unan con una sola voz potente y

equilibrada para dialogar de manera coherente con lo masculino». Entre todas proponen la creación de un manifiesto que encierre los problemas prioritarios del colectivo femenino que se quieren resolver, que contenga ideas claras y contundentes y que éstas sean transmitidas por un portavoz. Elvira Muliterno recalca que «las mujeres debemos dar este paso hacia el poder tomadas de la mano, ya que lo que reivindicamos es nuestra manera de hacer. Tenemos una responsabilidad: llevar lo femenino a la sociedad». Muliterno recuerda que el término empoderamiento, que apareció por

primera vez en su obra Mujer empoderada (también publicada por LoQueNoExiste), hace referencia a una mujer que trabaja sin personalismo y mantiene una actitud constante de autocrítica y responsabilidad.

A pesar de este llamamiento a la unión del colectivo femenino, salen a relucir durante la conversación las inevitables diferencias generacionales entre las mujeres en su primer tiempo, las de mediana edad y las que llegan a su segunda etapa, en la que, tras la pérdida de protagonismo de los hijos, tienen una oportunidad de volver a decidir por sí mismas. Marta Araujo apunta que la generación más joven, a la que pertenece, no ha sido concienciada de que la libertad que da el poder, además de aportar beneficios, conlleva asimismo numerosos riesgos, por lo que es necesario aprender a obtener el mayor beneficio con las menores pérdidas posibles. Isabel Garzo ha recalcado las excelentes cualidades de la mujer para ostentar el poder, como la sensibilidad y la capacidad de apaciguar, y considera que la ficción es muy útil para comprender la evolución de la situación del género femenino a lo largo de la historia. Los libros y las películas nos muestran a mujeres que ostentan el discurso socialmente aceptable en defensa de la igualdad de puertas para fuera, mientras que en la intimidad mantienen el rol de sumisión. Así pues, se concluye que el principal motor del cambio hacia la igualdad ha de partir del sentimiento íntimo de esta necesidad y su expresión en todos los ámbitos de la vida.

VALENTÍA Y ECONOMÍA, O CÓMO AVANZAR SIN LA NECESIDAD DE UN PROTECTOR

«La libertad tiene que ver con los sentimientos y el dinero». En palabras de Kaufmann, «nos ponemos precio en función del nivel de nuestra autoestima. Vemos muchos casos de mujeres que buscan a un hombre que las rescate, delegando en él la parte financiera de la pareja». Levy opina que la mujer debe superar el miedo al dinero y, por tanto, al poder. «Los hombres tienen más facilidad para usar el dinero con confianza porque están más acostumbrados a ello». Mientras que la actitud del hombre se asocia tradicionalmente a la abundancia, la mujer se ha ocupado del ahorro y administración del dinero, pero se trata más bien de una cuestión de apariencias para demostrar que el hombre es poderoso.

Pescador sugiere la idea del eminente psiquiatra Francisco Alonso-Fernández, autor del sello, según la cual la píldora anticonceptiva ha fomentado la emancipación de la mujer. Añade que «uno de los mayores miedos de las mujeres es el de no gustar. El hombre teme a las mujeres que no tienen miedo, y este sentimiento de impotencia ante la valentía femenina es el que provoca la violencia machista». Pescador decidió crear Medialuna, su compañía de comunicación, en el año 2000, precisamente “para no tener jefe, para ser libre, para ser yo misma en mi mejor versión, para ejercer el poder con responsabilidad, para crecer y generar riqueza”.

MODOS DE DEFENDER LA IGUALDAD Y CONSEGUIR UNA REIVINDICACIÓN EFECTIVA

Levy afirma que «si las mujeres se paran, se parará el mundo. Se trata de un punto de inflexión, pero existe el problema de que el movimiento se politice ya que no hemos tenido figuras relevantes encabezándolo». Las siete participantes proponen la realización de un listado de aquellas empresas que apoyan a las mujeres para poder tener en cuenta este aspecto de su política y elegir una compañía u otra a la hora de solicitar un bien o un servicio. Están de acuerdo en que la reivindicación femenina del 8 de marzo es una campaña de comunicación de éxito, un símbolo de unidad de las mujeres para retomar su autoridad, una muestra del vacío que dejarían si desapareciesen, de que su valor en la sociedad es independiente de su género.

Mujer, la conquista del poder personal

He de reconocer que este año me siento muy intranquila con el Día Internacional de las Mujeres. Por todos sitios veo escrito, cómo si de una fiesta se tratase, “feliz día de la mujer”. Las Redes sociales, el WhatsAppp, los correos se llenan de imágenes llenas de color y con mensajes donde se muestra la “alegría de ser mujer”. Incluso he recibido un email de mi firma de ropa favorita, felicitándome por el día de la mujer e invitándome a visitar su tienda online.

Es muy bueno que una vez al año, al igual que ocurre con otras causas, se vuelva la vista hacia las mujeres y hacia las situaciones de desigualdad. Pero que no se refieran a este día como un día para celebrar, que no me lo vendan como algo maravilloso, lleno de flores y de mujeres con amplia sonrisa, que no me feliciten como si hubiese algo que festejar.

Este es un día para reivindicar, para sentirnos tristes al comprobar que estamos en claro retroceso en cuanto a igualdad de género se refiere. Y a los datos me remito: según el informe WEF (Gender Gap 2016 del Foro Económico Mundial) de 144 países analizados, los índices de igualdad han bajado en el último año en 74 de ellos. ¡Es más de la mitad! Desgraciadamente, España es uno de ellos pasando del lugar 25, en 2015, al 29 en 2016.

A esto hay que sumarle: que las mujeres, de media, cobramos un 23,50% menos que los hombres, aún trabajando una hora más al día, que de los puestos de trabajo temporal, basura la mayoría de ellos, son realizados en un 25,2% por mujeres, frente al 7,9% por hombres. En cuanto al trabajo diario no remunerado, las mujeres trabajamos una media de 4 horas y los hombres1,5 horas.

Podría dar muchos más datos, solo voy a dar uno más: en lo que llevamos de 2017, se han cometido 21 asesinatos de mujeres, una media de 2 a la semana. ¡Un desgraciado record con respecto a otros años! ¿Todavía podemos seguir creyendo que tenemos algo que celebrar? Sinceramente, estoy convencida de que no.

El movimiento que hay en la actualidad en torno a la igualdad de la mujer me recuerda, salvando las distancias, a una escena cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.pngde la película de Mary Poppins en la que la madre de los niños vuelve a casa después de haber asistido a una manifestación feminista, deja su pancarta y se mete a la cocina porque su marido está esperando a que le sirva la comida.

 

cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.pngMe da la sensación de que en la sociedad es políticamente correcto alzar las pancartas de la igualdad pero que cuando la mujer vuelve a lo privado esta pancarta la convierte en un “delantal”, asumiendo que ha de trabajar más ganando menos dinero, que las tareas de la casa son suyas, incluso, en ocasiones, asumiendo que si su pareja se enfada y no le trata bien es porque “el pobre lleva mucho encima”. Por supuesto el delantal es una metáfora de la carga sexista que las mujeres seguimos portando.

Esto me lleva a preguntarme: ¿no se encuentra la sociedad llena de actos bienintencionados que no están sirviendo para nada, o que sirven poco?, ¿no nos encontramos las mujeres estancadas, e incluso hemos dado un paso atrás en nuestra lucha por la igualdad? A las pruebas me remito: las mujeres asesinadas y las estadísticas hablan por sí mismas.

Desde mi punto de vista, la solución pasa por seguir con movimientos asociativos de mujeres, por reivindicar en las calles, en los despachos y donde haga falta medidas que nos favorezcan, seguir con las políticas de igualdad, con la lucha de organismos como ONU Mujeres… Todo esto es necesario y muy fundamental, pero no es suficiente,

cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.pnghay que acompañarlo de un intenso trabajo de empoderamiento personal de cada una de nosotras. Hemos de creernos poderosas, hemos de creer y confiar en nuestros talentos, en nuestras formas de hacer las cosas, hemos de conocernos para superar lo que nos limita y explotar nuestras virtudes, hemos de sentirnos merecedoras de ganar el mismo salario que los hombres y ocupar los mismos puestos de poder. Si dentro de nosotras atesoramos estos sentimientos tendremos la fuerza, el poder y la valentía de defender lo que nos corresponde, de luchar por nuestros sueños y de no dejar que nadie nos agreda, ya sea físicamente o psicológicamente.

Sintiéndonos realmente poderosas a nivel personal, conquistaremos la igualdad en nuestro mundo privado, en el hogar, con nuestra pareja, con nuestra familia, en el entorno profesional y en el social. No cabe duda que todo esto ha de estar respaldado por lo social, por las administraciones, por los movimientos en defensa de la igualdad… y por supuesto por nuestros amigos y compañeros de camino: los hombres.

 

Unificación Interna, Poder Externo

cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.png

“Cuando te sientas unificada internamente, te sentirás poderosa externamente”

 

Por un lado, dicen que “la unión hace la fuerza”, pero, por otro lado, también dicen aquello de “divide y vencerás” A lo largo de la historia tenemos muchos ejemplos de cómo la división produce la ruptura del poder. Eso mismo ocurre con el poder personal:

cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.png

Si una Mujer se encuentra dividida internamente su poder es débil. A mayor división, menor poder.

 

cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.pngSi una mujer no siente que es merecedora de las cosas buenas de la vida, no siente que sus opiniones son valiosas y no se siente capaz de realizar los objetivos que se marca, entonces no podrá ejercer su poder.

 

cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.pngMe pregunto si la causa de que las mujeres no consigamos mayores cuotas de poder social, empresarial y económico no estará en la misma división interna de la mujer de hoy en día.

Los años de patriarcado y la modernidad se han dado la mano en un espacio de tiempo muy reducido, en el cual mujeres y hombres hemos tenido que adaptarnos a esta rápida evolución. Y ¿realmente hemos asimilado el cambio?, ¿hemos integrado en nuestras creencias y emociones lo que socialmente se ha abrazado como correcto?, ¿los cambios emocionales y de pensamiento van paralelos a las leyes?, ¿se ha producido el cambio de mentalidad paralelamente al cambio social?, ¿cómo nos sentimos las mujeres con ese cambio?,

Mujer Empoderada Unificación Interna Poder Externo

Mujer Empoderada Unificación Interna Poder Externo

cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.png¿Cómo vivenciamos las mujeres internamente el proceso en el que nos hallamos?

Sólo nos queda hacer un gran trabajo interno para unir dentro de nosotras lo que tradicionalmente ha estado separado y se nos ha sido transmitido separado. Es nuestra labor, y nuestro honor, unir las generaciones tradicionales y modernas. Estamos en medio de algo que no tiene precedentes en nuestra historia. Estamos en una tierra de nadie y a nosotras nos ha tocado este don que lleva acarreado una gran responsabilidad y un gran esfuerzo.

cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.png¡Es un tiempo nuevo, tiempo de creer en nosotras y de saber que somos unas heroínas! Es tiempo de saber que estamos haciendo algo histórico y que estamos dando mucho de nuestras vidas por ello.

Siempre he sabido que mi misión era apoyar a las mujeres a superar las barreras mentales y a conquistar la vida que desean alcanzar. Yo, como en el Viaje Heroico de la Mujer, he tenido que abandonar todo lo conocido, he tenido que caerme primero para resurgir después y he tenido que romper con lo masculino y con mis creencias limitantes. He tenido que jugármela para ponerme en una situación en la que ya no pudiese contar con nada ni nadie para poder salir adelante, salvo conmigo misma.

De mi libro: Mujer Empoderada

De vuelta sin Recetas Mágicas

¡Estoy de vuelta! Necesitaba un descanso de las redes sociales y ¡vaya si me lo he dado!, ¡ya han pasado más de dos años desde la última vez que escribí!

La razón de esta parada es sencilla.. al final lo que escribía me resultaba forzado, banal y sobretodo estereotipado. No sabía lo que me pasaba, ahora lo sé.. ¡he tenido tiempo para pensar en ello:-)! Quería dar soluciones rápidas a las personas que me leían, quería solucionar la vida a base de frases elocuentes, quería cambiar a las mujeres, como me enseñaron los cuentos que me contaban de niña, a base de movimientos milagrosos de mi varita mágica.

Y esto no funciona así, nos hemos dejado llevar por las frases rimbombantes sobre la felicidad, sobre la vida, sobre el encuentro con una misma… pero todo eso no es real, la vida no funciona así… al menos la mía no. Y si yo no encuentro soluciones mágicas en lo que leo ¿cómo voy a pretender que tu, mi querida lectora, lo hagas?

Hoy soy consciente de que todo lo que nos pasa en la vida nos hace crecer, ser mejores, nos hace superarnos. Es cierto que podemos encontrar inspiración en un buen libro, en una entrada de un blog, en el muro de una red social o en la palabra de un ser querido… Más todo esto será sólo eso, inspiraciones… al fin y al cabo somos cada una de nosotras las que andamos a solas nuestro camino.
Cuando me decidí a volver me pregunté cuál era el mensaje que deseaba transmitir y la respuesta que me llegó fue que deseo ofrecer momentos de inspiración a mis lectoras, inspiración para que ellas realicen su propio proceso de empoderamiento, superación personal, madurez … llámalo como tu quieras. El caso es que tengas claro que es un proceso, TU PROCESO, un viaje que estás recorriendo y que, como todo viaje, tendrá momentos buenos y malos, a veces te sentirás poderosa a veces pequeña, en ocasiones serás la heroína que puede con todo… otras la heroína caída que desea rendirse.

La buena noticia amiga mía es que esto es la vida, es que este es tu camino, con sus luces y sus sombras.. si te dijese que siempre tienes que estar feliz, sentirte poderosa, estar perfecta, empoderada… te estaría generando un sentimiento de culpa. De esto hablaré pronto, de la culpa que nos puede llegar a crear el pensamiento positivo y los mensajes de los libros como El Secreto.

Esta en mi nueva etapa en la que me comprometo contigo a hacer lo mejor que sepa para servirte de pequeña inspiración, a huir del positivismo barato, de hacerte creer que la vida es fácil si la quieres vivir involucrándote en ella y que no existen los milagros para tu transformación

cropped-SIMBOLO-COMPLETO-01-1.png

 

El verdadero milagro es tu esfuerzo continuo.

 

 

Muchas gracias por leerme y por estar ahí. Si te apetece comparte lo que piensas. Te invito a suscribirte a mi boletín y a recibir tu regalo: “ Diez claves que te harán cambiar tu perspectiva como mujer” Un manual contado en clave de humor para que tomes conciencia de cómo te manejas en la vida.

 

 

Es urgente Auto Revindicarnos nuestro poder 8M

¡No me cansaré de decirlo! Por supuesto que es muy necesario y urgente revindicar el poder y la igualdad de derechos de género a nivel social. Esto está claro y asumido. De lo que se habla menos y que es igual de urgente es de la importancia de AUTO REVINDICARNOS EXPRESAR NUESTRO PODER, el tomar conciencia de qué estamos haciendo con el poder personal, qué estamos haciendo las mujeres con la verdadera feminidad y cómo la estamos expresando en la sociedad.

Y esto no lo digo porque yo sea un ejemplo a seguir, porque no lo soy, lo digo porque tengo conciencia de que hay mucho trabajo por hacer.

Que las mujeres tenemos una signatura pendiente en todo este proceso y es: creérnoslo y actuar como mujeres, no como meros agentes imitadores del poder masculino.

Desde que la mujer comenzó el camino de la conquista de la igualdad, en muchas ocasiones, tuvo que imitar al hombre, pues el poder era, y es, masculino. Esto fue necesario para abrir puertas.

Ahora lo que toca es que la mujer sea mujer y que desde nuestra feminidad y autenticidad sigamos conquistando la anhelada igualdad. ESTE ES MI DESEO PARA EL DÍA DE LA MUJER: QUE NOSOTRAS NOS AUTO REVINDIQUEMOS EL PODER. ESTO CREARÁ UN SALTO SIN PRECEDENTES EN LA SOCIEDAD.

Un sueño ¿un privilegio?

 

Iba caminando tranquilamente por la vida, o tal vez no tan tranquilamente, tal vez mi alma rebelde se sentía inquieta desde el momento en el que nací… y, sin saber por qué, se me cuzo un sueño. .. y todo cambió. En mi día a día se instauró el caos, la incertidumbre y … la plenitud.
Conocí la sensación de éxito y la de fracaso,  tuve aliados y también detractores, viví momentos en los que desear volver a lo “normal” y otros en los que me sentía la mujer más privilegiada del mundo, conocí nuevas gentes que ahora son mis amig@s y me alejé algun@s que resultó que no lo eran.

Mi sueño convirtió mi vida en una montaña rusa y mi Visa en un mero objeto decorativo en mi gastado monedero.


Desde el día, bendito o maldito, no lo sé, que mi sueño se cruzó en mi camino nada ha sido lo mismo, ni siquiera yo lo soy.
Y tal vez me preguntes si todo esto ha merecido la pena y tal vez, a esa pregunta te tendría que contestar en mi lecho de muerte, porque a día de hoy no tengo la respuesta. 

Sólo sé que el día que mi sueño se cruzó en mi camino se apoderó de mi vida y de mi voluntad pues no consigo esquivarlo. Y me pregunto si el se apoderó de mi, o fui yo quien me aferré a el, cómo si no hubiese nada más importante en la vida, cómo si desapareciese mi vida no tuviese sentido…

Hoy tengo muchas preguntas y sólo una respuesta, este es mi camino y no importa cuáles sean los obstáculos, lo importante es ser fiel a lo que siento y a lo que deseo, ¡esta es una vida EMPODERADA que me hace sentir una mujer PODEROSA!

¿Es intentarlo un éxito en sí mismo?

 

Hoy, día de Año Nuevo, ha querido mi hija, o el destino, que empiece el 2014 viendo una película que gira en torno a fracaso. O al menos, a lo que la sociedad etiqueta como tal.

La historia versa sobre un músico, que siendo bueno, no ha conseguido ganarse la vida a través de su música.

Mucho se ha hablado sobre qué es el éxito y qué es el fracaso, y si realmente intentar algo sin conseguirlo es un fracaso, o si es un éxito por el mero hecho de haberlo intentado.

Desde hace muchos años este es un tema que me interesa y que ya traté en mi primer libro “Descubriendo tu Hada Interior”: ¿es el éxito ser fiel a un@ mism@, aunque esto provoque incomodidad vital, o lo es el disfrutar de una vida cómoda?

¿Podemos catalogar de éxito a las personas que pasan carestía por luchar por sus sueños o esto más bien es vivir en el fracaso?

En muchas ocasiones contamos historias de personas que después de vivir cierto número de “fracasos” consiguen hacer realidad lo que desean y entonces las alabamos, las ponemos como ejemplo. ¿Y qué pasa con aquellas que habiéndose también esforzado no lo consiguen? pues que en demasiadas ocasiones la sociedad, la familia, y su circulo más próximo l@s tratan como fracasad@s o soñadores sin sentido.

Parece que los seres humanos nos encontramos en constante competición contra las circunstancias y contra nosotr@s mism@s. Nos juzgamos y olvidamos que tenemos que aprender, tenemos muy claro que de niñ@s podemos equivocarnos pues estamos adquiriendo conocimientos y experiencias que necesitamos. Y ¿por qué de adultos no tenemos esa misma permisividad?, ¿por qué no nos tomamos la vida como un lugar de prácticas donde lo importante es aprender para avanzar?

Sé que me puedes decir que de adultos las consecuencias de nuestros errores son mayores y que a veces arrastran a nuestros seres queridos. Es cierto, más también es cierto que sin el grado de osadía, sin sentir que el “no éxito inmediato” es parte de la vida, nunca podremos crecer y conquistar objetivos y sueños.

Hoy empieza el año y tenemos 365 días para ir hacia nuestros objetivos, sabiendo que al salir a la aventura, el caernos, el errar es parte de ella, o podemos no intentarlo, evitando así el fracaso.

Y yo me pregunto: ¿no serán estos conceptos de fracaso/ éxito solamente una imaginación construida por la mente humana?, tal vez lo único que existe en la vida es experimentar, sentirse viv@s y ser fieles a los sentimientos de superación.

Ah! casi se me olvida la película es “A propósito de Llewyn Davis”, este es el enlace al trailer: http://www.youtube.com/watch?v=1aUiawSYlus