Soy humana, acepto mi sombra ¿qué más puedo hacer?

Ayer domingo, sin previo aviso, y ¡así de repente! me encontré enfrente de una de mis sombras. Sí mi sombra, esa partes oscura que tod@s tenemos y que no queremos, o no podemos, ver pues no nos gusta pues no se adapta a la imagen que tenemos de nosotr@s.

Ayer mi sombra se plantó delante de mi y no estaba dispuesta a dejarme escapar hasta que la reconociera y la aceptase. Quería que viese una parte no resuelta dentro de mi, una parte que me frena en el camino a mi felicidad y que me complica la vida. Tal vez esta sea una de las especialidades de la sombra el llevarnos una y otras vez a situaciones similares para que le tomemos en cuenta.

Mi primera reacción ¡cómo no! fue negar lo que estaba sintiendo ¡yo no soy así!- me dije. ¿Te suena familiar este comentario?. A continuación intenté olvidarme del tema y pensar en otra cosa, pero mi sombra me persiguió, parecía que en esta ocasión no me iba a dejar escapar ¡otra vez!

Empecé a aceptar lo que me estaba ocurriendo y un hondo dolor se apoderó de mi, en ese momento vi claramente a cuantas áreas de mi vida estaba afectando negativamente esa parte oscura ¡No podía creer como inconscientemente me estaba manipulando tanto y cómo era la causante inconscientemente de muchas de las decisiones que tomaba! Sentí más fuertemente el dolor y opté por aceptarlo y, con ello, aceptar mi sombra. La consecuencia inmediata de mi aceptación fue la mitigación de mi dolor y un ligero alivio. Ya no luchaba por no ver lo que se mostraba a mis ojos, por no sentir aquella sensación, por no pensar en mi culpabilidad. Hablé con mi sombra, la acepté y me comprometí a estar consciente de cuando aparecía, ¿qué más podía hacer?

Al fin y al cabo, nuestras sombras nos humaniza, no somos robots, ni somos seres angelicales, somos humanos con todo lo que ello implica.

Ahora me siento diferente, me conozco más y admito no ser tan “maravillosa” como me gustaría ser y, supongo, que para contrarrestar mis sombras lo que necesito es aportarles luz. Una luz procedente de mi autenticidad y de mi mejor yo. Aún así, dicen que las sombras nunca desaparecen, solo las dejamos de ver. Al fin y el cabo, nuestras luces y nuestras sombras son lo que configuran al ser humano.



¡Nos vemos en las redes!