Un empoderamiento de creencias, por favor

Ayer buscaba un sitio dónde aparcar, vi un hueco libre y me dirigí a el, no había ninguna placa de prohibido aparcar y comencé la maniobra, en ese momento me di cuenta que en la acera había un desnivel, como las que hay en las entradas a los garajes. En ese momento mi cabeza pensó -¡seguro que no est-a permitido aparcar aquí! Se lo comenté a una amiga que estaba conmigo y me dijo que antes ahí había  una entrada a un garaje y que ya no. Me reí de mi pues había permitido que una creencia me limitara pues  tengo unida la idea de desnivel en la acera a entrada a un garaje, a una zona de vado, aparqué y me olvidé.

Por la noche, ya en casa, me llamó otra amiga y me habló de una conocida suya, ella deseaba con todas sus fuerzas tener un hijo, de siempre ha sido muy niñera y es una de las mayores ilusiones de su vida. Aún así y, a pesar, de su buena situación personal, no lo tiene pues una de sus creencias es que para tenerlo hay que estar casada.

Cuando terminé de hablar  con mi amiga pensé que ambas historias tenían relación: al final nuestras creencias dirigen nuestras vidas; desde algo tan nimio como aparcar hasta algo tan importante como es tener un hijo.

Siendo conscientes de que esto es así, de que funcionamos a través de nuestras creencias, es importante que seamos conscientes de ellas y las empoderemos. ¡Empoderar las creencias! y tu, tal vez me digas, si muy bien y ¿qué hago voy a un centro de belleza y digo deseo un “empoderado de creencias “? 🙂

Si deseas empoderarte a través de lo que crees lo primero has de tomar conciencia en base a qué creencias estás construyendo tu vida y qué resultados estás obteniendo, después has de cambiar las que te limiten. Para esto estamos los profesionales que nos hemos formado para apoyar a las personas que deseen deshacerse de lo que les limita para alcanzar un nivel superior en sus vidas, a dejar de crear prohibiciones internas que en la realidad no existen.

¿Qué te parece empezar hoy a realizarte un “empoderado de creencias”? ¡No puedo imaginar mejor plan! 🙂



¡Nos vemos en las redes!