Si no ves el camino, continua andando

En mi anterior post hablaba de que la crisis económica es una consecuencia directa de la crisis de valores individuales en la sociedad. La mayoría de nosotr@s estamos viviendo de una forma u otra las consecuencias de ambas crisis, lo que nos puede producir un gran sentimiento de pérdida, de no saber cual es el camino que hemos de recorrer.

Hoy momentos en la vida que por mucho que queramos saber cual es el próximo paso a dar no estamos seguros de saberlo. En las épocas de crisis esta sensación se puede agudizar, a causa del paro, la falta de recursos y la falta de referencias. Podemos sentir que el caos se ha instalado en nuestra vida porque realmente lo ha hecho.

En estos casos lo mejor es seguir andando por aquellos parajes que nos indiquen nuestro corazón, ser muy fieles a nosotr@s. Al principio parecerá que no sirve de nada andar, el caso es seguir paso a paso, hacer aquello que sintamos y pensemos que hemos de hacer, aun sin comprender lo que hacemos. Poco a poco el camino se despejará y llegaremos a un lugar donde empezaremos a ver la luz, más tarde el camino se nos mostrará y mirando hacia atrás nos daremos cuenta de que todos los pasos dados nos han llevado a donde queríamos ir.

Es importante que cuando estemos en el momento de no ver el camino, no nos juzguemos y nos tratemos con mucho amor, ¡escucharnos y amarnos! esa es la clave.

Del caos surge el orden, de plantearnos qué estamos haciendo con la propia vida surgirá una nueva forma de vivirla, desde la incertidumbre actual se crearán nuevas formas de organización.

Si no ves tu camino, anda, sigue en movimiento, confía, no te juzgues pues es seguro que si caminas siendote fiel, en el momento menos esperado todo tomará sentido. Ese día te sentirás plen@, tal vez eso sea la vida, andar, andar y andar aún en los momentos que no sabemos hacia donde, ni vemos el camino, solamente lo intuimos.

Copyright (c) <a href=’http://www.123rf.com’>123RF Stock Photos</a>



¡Nos vemos en las redes!